El invierno en la Antártica

La Antártica puede parecer una tierra de invierno perpetuo, pero incluso aquí hay estaciones, pero solo dos: verano e invierno.

En la Antártica, el invierno es de abril a septiembre. Aquí, los inviernos son largos y muy fríos, con noches oscuras que pueden durar semanas. Las temperaturas en la meseta pueden variar de -40°C (-40°F) a -70°C (-94°F). La temperatura más baja registrada hasta la fecha en la superficie de la Tierra fue de −89,2°C (-128,56°F) en la estación de Vostok el 21 de julio de 1983.

La oscuridad no dura tanto como la luz del verano, porque hay anochecer después de que se pone el sol y hasta que reaparece.

Si alguien está en la Antártica una vez que llegue el invierno, permanecerá allí hasta el verano. Los vuelos y barcos no viajan hacia y desde la Antártica una vez que el clima empeora. Los investigadores suelen ser las únicas personas que se quedan allí durante el invierno.

Cuanto más al sur vas, más frío, más oscuro y más largo es el invierno. La Antártica es un gran continente, y las condiciones varían bastante desde el Polo Sur hasta su borde.

La altitud elevada se traduce en un invierno más frío, y la altitud baja y la proximidad al océano se traducen en un invierno más templado.

En el propio Polo, el año consta de extremos, donde hay una oscuridad constante en invierno durante seis meses al año.

Cuando el sol desaparece en invierno, las temperaturas caen drásticamente y no se elevan nuevamente hasta que regrese.

[Photo from Unsplash]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.