Los animales antárticos que se adaptan al frío

Los animales antárticos están expuestos a algunos de los ambientes más fríos de la tierra. Los animales sobreviven en estas duras condiciones al reducir el porcentaje de calor corporal que se pierde en el medio ambiente. Esto puede ser por medios físicos (generalmente evolucionados a lo largo de muchas generaciones) o modelos de comportamiento.

Adaptaciones físicas

1. Pelajes gruesos, a prueba de viento o impermeables

Muchos animales antárticos tienen un pelaje a prueba de viento o impermeable. Los pingüinos emperador son un muy buen ejemplo de esto. Estas aves tienen cuatro capas de plumas escamosas. Estas capas se superponen entre sí, formando una buena protección contra el viento, incluso en condiciones de tormenta de nieve.

2. Capas gruesas de grasa

Las ballenas, las focas y algunos pingüinos tienen capas gruesas de grasa. Estas capas de grasa actúan como aislante, atrapando el calor corporal. Esto es un poco como envolverse en una manta, pero en el interior. En algunos animales esto se refina aún más, existen animales selectivamente capaces de reducir el flujo de sangre a las capas de grasa. Cuanto más lejos está la sangre de la superficie de la piel, menos calor se pierde.

Las capas de grasa también se pueden usar como reserva energética, por ejemplo, el macho de elefante marino puede vivir sin las reservas de grasa durante el verano.

3. Pequeñas “extremidades”

El término “extremidades” se usa para referirse a cualquier parte del cuerpo que se retira del cuerpo principal. En los humanos, nuestras manos y pies cuentan como “extremidades”. Estos son a menudo los primeros lugares donde sentimos frío en invierno. Lo mismo aplica para los animales. Los pingüinos emperador tienen unas patas muy pequeñas y aletas, lo que significa que se necesita menos sangre para estas áreas, por lo que se pierde menos calor.

4. Adaptaciones especializadas de los pingüinos emperador

Los pingüinos emperador están muy adaptados a los ambientes fríos, y como el único animal que se reproduce durante el invierno antártico, deben serlo. Además de las adaptaciones descritas anteriormente, los pingüinos emperador también tienen cámaras nasales que recuperan gran parte del calor perdido mediante la respiración, venas y arterias estrechamente alineadas, lo que permite a estas aves reciclar su propio calor corporal.

Adaptaciones de comportamiento

Al igual que con las adaptaciones físicas, los pingüinos emperador tienen adaptaciones de comportamiento únicas que les permiten sobrevivir al crudo invierno. Los pingüinos emperador forman grandes grupos. Esto no solo comparte el calor del cuerpo, sino que también protege a muchos de los pingüinos de los efectos del viento. Al alternar qué pingüinos están expuestos al viento, este beneficio se comparte por igual entre el grupo. Agruparse puede reducir la pérdida de calor hasta en un 50%.

[Photo from Pixabay]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.