El impacto humano en la Antártica

La Antártica es una de las regiones más misteriosas y menos contaminadas del mundo. Desde su descubrimiento oficial hace 200 años, la actividad humana ha aumentado. Actualmente, más de 30 países tienen estaciones de investigación científica en la Antártica, más de 50,000 turistas visitan este continente cada año, y se continúa desarrollando nueva infraestructura para satisfacer este crecimiento.

La Antártica no tiene ciudades, suburbios, agricultura o industria. Nunca hemos sabido exactamente dónde ha estado la gente, qué área del continente no ha sido afectada por las actividades humanas, y en qué medida estas áreas ayudan a proteger la biodiversidad.

Un estudio realizado por investigadores australianos y publicado en julio en la revista Nature mostró que la influencia humana en la Antártica puede ser mayor de lo que se pensaba. El equipo de investigación analizó un conjunto de datos que incluye 2,7 millones de registros de actividad humana (fuentes históricas, registros científicos y turísticos) a lo largo de sus 200 años de historia. A excepción de algunas áreas en las partes centrales del continente, la gente estaba presente en casi todas partes. Según sus datos, solo el 32% de la superficie del continente permaneció intacta por los humanos. La actividad humana se ha extendido, especialmente en áreas costeras y sin hielo, donde se encuentra la mayor parte de la biodiversidad.

La tierra salvaje está representada por áreas que no están severamente afectadas por los humanos. Esto excluiría, por ejemplo, áreas turísticas y estaciones de investigación científica. Hasta el 99,6% del continente todavía puede considerarse salvaje, pero no incluye algunas de las biodiversidades más importantes de la Antártica. Las áreas con aves en el continente son críticas para los esfuerzos de conservación y solo el 16% se encuentra en áreas identificadas por los investigadores como ″áreas de impacto insignificante″, y el resto se ve afectado.

Las áreas especialmente protegidas actualmente cubren menos del 2% de la Antártica, pero incluyen el 44% de especies como aves marinas, plantas, líquenes e invertebrados. La mayoría de estas áreas se establecieron en 1961 bajo el Sistema del Tratado Antártico, que gobierna el continente.

Tenemos la oportunidad en la Antártica de proteger algunos de los ambientes más intactos del mundo y evitar una mayor erosión de la vida silvestre.

[Photo from Unsplash]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.